Como dirigir un ayuntamiento y no morir en el intento.

Llegar a la alcaldía de un pueblo o ciudad no es precisamente tarea fácil y muchísimo menos tarea de una sola persona, hay un inmenso equipo detrás que trabaja muy duramente para conseguir que llegues a la alcaldía de forma segura y con unos votantes satisfechos, pero, ¿Qué ocurre después?

Tener a todo el pueblo o ciudad contento es algo absolutamente imposible, ya que los ideales de unas personas no son el pensamiento de otras, deberemos conservar la calma y por supuesto procurar balancear de forma satisfactoria para que ambos bandos reciban su ración de satisfacción garantizada.

Mantendremos al día las cuentas ya que el mas mínimo desliz puede hacer que nos veamos imputados en algún blanqueo de cuentas, aunque nosotros no hayamos tenido absolutamente nada que ver, la transparencia es algo que el pueblo siempre agradece sea del partido que sea.

Procuraremos por todos los medios cumplir al menos un par de promesas de las que ofrecimos en campaña, la palabra de un alcalde siempre debe cumplirse o sino nuestros votantes se sentirán decepcionados y por ultimo intentaremos en la medida de nuestras posibilidades decir siempre toda la verdad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *